El Momento Exacto En El Que Un Oso Polar Ataca Y Se Devora A Un Pato En Un Zoo
Visitantes del zoo de San Diego, en California, Estados Unidos, presenciaron el miércoles 5 de junio en vivo y en directo cómo un oso polar atacó y devoró a un pato, ante la sorprendida mirada de los presentes. Fue Amy McBride, una turista, la que grabó las shockeantes imágenes.

En ellas se ve cómo un pato nada tranquilamente en la zona de los osos polares, El oso va buceando sigilosamente hasta que, una vez debajo de su presa, no duda en lanzarse a por ella. Una vez atrapada en sus fauces, el oso se asegura de su captura y se vuelve a sumergir, con el pato en la boca, para comérselo.

McBride compartió después el video en YouTube. Los osos polares del zoo de San Siego son alimentados con pienso y pescado, y eventualmente con carne y verduras, pero los animales no pierden su instinto cazador y en cuanto tienen ocasión de cazar una presa, como en esta ocasión, no dudan en comérsela.

¿Cuánto pesa un oso polar?

Características del oso polar – El oso polar, junto al oso Kodiak, es la especie de mayor tamaño entre los úrsidos. Si te preguntas cuánto pesa un oso polar, los machos superan los 500 kg de peso, aunque existen noticias de ejemplares que llegaron a pesar más de 1000 kg.

Las hembras pesan algo más de la mitad que los machos y llegan a medir 2 metros de largo. Los machos alcanzan los 2,60 metros. La estructura del oso polar, a pesar de su gran tamaño, es más esbelta que la de sus parientes, los osos pardos y negros. Su cabeza es mucho más pequeña y afinada hacia el hocico que las otras razas de osos.

Así mismo, destacan unos ojos diminutos, negros y brillantes como el azabache, al igual que el sensible hocico de enorme poder olfativo. Las orejas son pequeñas, peludas y muy redondeadas. Esta configuración facial tan específica se debe a un motivo doble: el camuflaje y la posibilidad de evitar al máximo la pérdida de calor corporal a través de los mencionados órganos faciales.

You might be interested:  Que Es Mejor Faunia O Zoo Aquarium?

El enorme corpachón del oso blanco se confunde, gracias al níveo manto que lo cubre totalmente, con los hielos circundantes que constituyen su hábitat, y consecuentemente su territorio de caza. Gracias a este perfecto camuflaje, repta por el hielo para acercarse lo máximo posible a las focas oceladas, que son sus presas más habituales.

Siguiendo con las características del oso polar, podemos decir que bajo la piel el oso blanco posee una gruesa capa grasa que lo aísla perfectamente del hielo y de las gélidas aguas árticas por donde se desplaza nadando y también cazando. Las patas del oso polar están mucho más desarrolladas que las de los restantes úrsidos, ya que han evolucionado para andar muchísimos kilómetros por los vastos hielos boreales y para nadar grandes distancias.

¿Cómo se alimenta el oso polar?

Alimentación del oso polar El oso blanco se nutre principalmente de ejemplares jóvenes de focas oceladas, presas que caza indistintamente sobre el hielo, o bajo las aguas de forma excepcional.

¿Por qué los osos polares no llevan un bocado a la boca?

Natural 15/04/2017 00:05 Actualizado a 15/04/2017 17:19 El instinto es el motor principal para todos los seres vivos. Su supervivencia depende a menudo de esta pauta hereditaria. Hasta los comportamientos más habituales del mundo natural tienen su razón de ser gracias al instinto,

Sin él, la mayoría de animales no podría llevarse un bocado a la boca. Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Alberta han definido el mecanismo gracias al cual los osos polares buscan y encuentran a sus presas favoritas, las focas anilladas, La respuesta, como cantaba Bob Dylan, está flotando en el aire.

You might be interested:  A Que Hora Abre El Zoo?

El resultado de su estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports. Una foca anillada Getty Images/iStockphoto Los osos siguen su olfato para rastrear en el viento a sus presas, Usando datos de telemetría por satélite de 123 osos polares adultos de la Bahía de Hudson (Canadá), los investigadores combinaron los movimientos de los animales con los patrones de viento para determinar cuál era el método para hallar las focas.

Tras el estudio, la hipótesis principal resultó que, cuando un oso huele a su presa, se mueve contra el viento para hallarla y evitar ser detectado. Pero, ¿qué hace el animal antes de oler a su presa? “Los depredadores buscan a sus presas usando olores presentes en el aire, y su éxito depende de cómo se muevan en relación con el viento”, detalla Ron Togunov, autor principal del estudio.

“Moviéndose contra el viento, los osos pueden percibir nuevas corrientes de aire y maximizan el área en la que pueden sentir a través del olfato”. Hasta el momento, se sospechaba que este era el sistema con el que muchos animales hallaban a sus presas, pero ahora es cuando se ha cuantificado en mamíferos. Las mejores condiciones para esta caza olfativa, explica el profesor Andrew, co-autor y experto renombrado estudioso de los osos polares, se dan por la noche durante el invierno.

¿Cuáles son las mejores condiciones para cazar a los osos polares?

Natural 15/04/2017 00:05 Actualizado a 15/04/2017 17:19 El instinto es el motor principal para todos los seres vivos. Su supervivencia depende a menudo de esta pauta hereditaria. Hasta los comportamientos más habituales del mundo natural tienen su razón de ser gracias al instinto,

Sin él, la mayoría de animales no podría llevarse un bocado a la boca. Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Alberta han definido el mecanismo gracias al cual los osos polares buscan y encuentran a sus presas favoritas, las focas anilladas, La respuesta, como cantaba Bob Dylan, está flotando en el aire.

El resultado de su estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports. Una foca anillada Getty Images/iStockphoto Los osos siguen su olfato para rastrear en el viento a sus presas, Usando datos de telemetría por satélite de 123 osos polares adultos de la Bahía de Hudson (Canadá), los investigadores combinaron los movimientos de los animales con los patrones de viento para determinar cuál era el método para hallar las focas.

Tras el estudio, la hipótesis principal resultó que, cuando un oso huele a su presa, se mueve contra el viento para hallarla y evitar ser detectado. Pero, ¿qué hace el animal antes de oler a su presa? “Los depredadores buscan a sus presas usando olores presentes en el aire, y su éxito depende de cómo se muevan en relación con el viento”, detalla Ron Togunov, autor principal del estudio.

“Moviéndose contra el viento, los osos pueden percibir nuevas corrientes de aire y maximizan el área en la que pueden sentir a través del olfato”. Hasta el momento, se sospechaba que este era el sistema con el que muchos animales hallaban a sus presas, pero ahora es cuando se ha cuantificado en mamíferos. Las mejores condiciones para esta caza olfativa, explica el profesor Andrew, co-autor y experto renombrado estudioso de los osos polares, se dan por la noche durante el invierno.