Historia

Historia

La creación del Parque Sarmiento a fines del siglo XIX en base a los planos del arquitecto Carlos Thays, hizo volar la imaginación de los arquitectos que soñaban con instalar un zoológico en las inmediaciones ya que su geografía presentaba quebradas con vegetación tan tupida que simulaba una jungla.  El naturista Ricardo Scherer realizó importantes estudios zoobiológicos y botánicos que luego culminaron en el diseño y ejecución del Jardín Zoológico en 1914. 

El proyecto expresaba: “… instalarlo en la denominada Barranca de los loros con el objetivo de aprovechar la buena perspectiva. Será uno de los zoológicos más bellos del mundo cuando se coloque la gran rueda de hierro…”

 

El Zoológico quedó inaugurado el 25 de diciembre de 1915 pasando a ser uno de los espacios más representativos del paisaje urbano cordobés; el paseo por excelencia de varias generaciones de cordobeses y turistas que encontraron en él, la simbiosis perfecta entre lo vegetal y animal con un lenguaje basado en el respeto y amor a la creación.

Hacia el centenario de Argentina, el gobierno de la provincia de Tucumán compró la rueda a los célebres talleres de Gustave Eiffel. En 1918 dos cordobeses decidieron comprarla y vendérsela al gobierno provincial y se concluyó con el destino final de la rueda Eiffel en el Zoológico, en la barranca mayor del Parque Sarmiento. 

Con 28 metros de diámetro y 20 vagonetas construidas en hierro y madera para albergar a 6 personas en cada una de las cazuelas, la rueda daba la vuelta en 20 minutos lo que conformaba uno de los entretenimientos más simpáticos para todos los cordobeses.

La rueda dejó de funcionar en 1970, sin embargo quedó en pie hasta que colapsó en 1992 quedando casi totalmente destruida y a inicios del siglo XXI se restauró. De tal modo la antigua "vuelta al mundo " fue reconstruida y reinaugurada en diciembre del 2003 como escultura de uno de los valores estéticos e históricos de la ciudad.